La vida no te da lo que necesitas, te da lo que mereces

La vida no te da lo que necesitas, te da lo que mereces

Es muy común ver a jóvenes que creen que la vida les debe algo. Que sus padres debieron hacer tal o cual por ellos. Como decía Ayn Rand: “El mundo no te debe nada. El mundo ya estaba antes de que tu nacieras.” Así que todo lo que quieras, debes ganarlo con tu esfuerzo. Si en tu niñez tus padres no te dieron nada, SUPERALO. Ahora eres tú y tú mundo. No juegues al papel de víctima o de “pobrecito”. Mira al futuro con fuerza y entusiasmo: puedes ganar lo que quieras, pero todo depende de ti.

Lección #2: La vida te da lo que mereces, no lo que necesitas.

Muchas veces creemos que merecemos tal o cual cosa, sin embargo, la verdad es una gran medida del merecimiento es el esfuerzo inteligente. La vida no te da premios porque eres de un alto IQ. La vida te pone donde mereces estar, porque eso es lo que negocias. Hay personas de una gran inteligencia, pero de autoestima baja. Hay otros que tienen un gran carácter y a pesar de no poseer grandes conocimientos, escalan a mejores posiciones. De algún modo, la vida te da lo que mereces.

Lección #3: No todo es sumar conocimiento.

Se nos ha dicho que tenemos que estar actualizándonos y en constante crecimiento profesional. Con ello, muchos nos hacemos la idea, inconscientemente, que la clave es estar aprendiendo nuevas experiencias, nuevos conceptos, nuevas ideas. La verdad, sin embargo, es que en un mundo como el actual hay que aprender y DESAPRENDER. Es decir, tan importante como hacerse de nuevo conocimiento es soltar viejas ideas. La vida es sencilla y mientras más sencilla sea, mejor te irá. No hagas complicado lo que debe ser sencillo.

Lección #4: Mantente en la línea de la grandeza.

La grandeza no es un lugar, es una actitud. No necesitas dinero, al contrario, la grandeza produce riqueza. Se trata de seguir viejas reglas, muy sencillas: Saluda. Pide por favor. Se agradecido. No ofendas con tus palabras. No muestres superioridad con tus actos. Mantente humilde. Respeta al ser humano no por lo que tiene, sino porque lo que vale. Sigue esos viejos consejos y muchas puertas se te abrirán.

Lección #5: Si vas a tener éxito, vas a tener enemigos.

Acostúmbrate a ello: no eres monedita de oro para gustarle a todo el mundo. La buena noticia es que puedes vivir con ambos resultados: puedes vivir con éxito y con enemigos. El enemigo es la persona que te quiere ver abajo. Es la persona que te envidia en secreto. Es la persona que te ve como competencia y quiere aplastarte. El enemigo es la persona que quiere hacerte creer que no eres capaz. Recuerda: No todos los que te rodean son tus amigos. Así que mantente discreto, mantente preparado, mantente alerta. Se generoso en la victoria, fuerte en la derrota, SIEMPRE PRECAVIDO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.