Somos un país rico con pobreza

Somos un país rico con pobreza

Puedes emprender un viaje hacia la prosperidad. Todo depende de que tan fuertes sean tus ganas. Leí un libro titulado “Un país rico con pobreza” y allí se decía que los pobres son pobres porque carecen de una cierta cultura. “El pobre – dice el libro- escucha al sacerdote en la misa, al profesor en el colegio, al diputado en la radio, al ministro en la televisión… El pobre escucha a todos y a él, sin embargo, nadie lo escucha.”

Los pobres son siempre la última rueda del coche. A los pobres casi siempre se les utiliza, se les manipula. Los políticos los engañan cuando están en campaña electoral, y muchas empresas se aprovechan de ellos vendiéndoles gato por liebre o aprovechando su mano de obra barata.

No obstante, la pobreza es una elección. Usted puede haber nacido en medio de la necesidad. Puede haber nacido en una choza, debajo de un puente, pero usted no nació pobre. Todos nacemos ricos. La única diferencia es que muchos ricos nacen en medio de la pobreza y esa pobreza termina asfixiando su capacidad de soñar. En este punto quiero ser absolutamente claro: en países con economías que, mal que bien, son de libre mercado, la pobreza es una elección.  Así que si usted quiere progresar, usted debe ELEGIR prosperar. Todos sus resultados, TODOS, dependen de usted: en este punto nadie puede ayudarle tanto como usted mismo.

¿Por dónde empiezo?, es la pregunta que muchos se hacen.  La respuesta es: ¡donde estás y como estás!! Siga estos pasos:

#1 Haga un diagnóstico de su situación: si quieres ir a un determinado punto, precisas saber dónde estás. ¿Cuáles son tus activos y tus pasivos? ¿Cuáles son tus ingresos y cuántos son tus egresos? ¿Cuáles son los recursos y las posibilidades con las que cuentas ahora mismo?

#2 Haga un presupuesto: A menudo el presupuesto es subestimado. La gente confía demasiado en su mala memoria. Si usted quiere cambios, aprenda a distribuir su dinero y a registrar cada uno de sus egresos. Hacerlo es el equivalente a construir una radiografía de sus finanzas.

#3 Elimine las deudas: Las deudas del pobre solo sirven para generar más pobreza. Ni siquiera cometa la locura de hacer una deuda para pagar otra deuda. Recuerde: si ya está metido en un problema, es importante no hacer crecer el problema.

#4 Empiece a capacitarse: Si quieres crecer, debes expandir tu mentalidad. Si no cambias tus pensamientos, tus resultados siempre serán los mismos. Puedes resolver tus problemas, pero al poco tiempo volverás a tenerlos. No se trata de salir de sus problemas, se trata de cambiar su vida y eso precisa CAPACITACIÓN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.